USPALLATA  Argentina y Chile con control unificado

En las próximas horas, comenzará a funcionar en Uspallata un control aduanero único para los camioneros, quienes ya no deberán realizar los trámites en ambos países. La medida fue clave para destrabar la protesta que arrancó la tarde del martes y que afectó el tránsito de particulares y colectivos a la altura de la conocida como Curva del Tiempo, unos cuatro kilómetros al oeste de Punta de Vacas.

Los choferes pedían que se agilizaran los procedimientos aduaneros, para no tener que esperar más de 15 horas para ingresar al vecino país. Durante la jornada de ayer, autoridades locales mantuvieron un diálogo con sus pares de la cancillería chilena y acordaron realizar el control aduanero en forma conjunta.

“Como en Uspallata está el espacio y las condiciones para instalarlo se convino que allí funcione el sistema -ahora- binacional”, explicó un vocero del gobernador Celso Jaque.

La propuesta fue aceptada por los camioneros y, pasadas las 20, representantes de las Aduanas de Argentina y Chile y del Sindicato de Camioneros se hallaban en Punta de Vacas firmando el acuerdo, por el que los trámites aduaneros y de migraciones, entre otros, se realizarán en un sólo lugar. La implementación de la medida requerirá que los funcionarios chilenos se trasladen hasta esa localidad cordillerana.

Según la fuente oficial, el control unificado comenzará a funcionar en las próximas horas, pues “hay que adecuar todos los dispositivos informáticos”. Además, sostuvo que en las próximas semanas evaluarán las mejoras que sean necesarias, para que el sistema quede en forma definitiva.

Alrededor de 1.200 camiones del lado argentino y un número similar del otro lado de la cordillera permanecían varados en la tarde de ayer, a la espera del resultado de las negociaciones. Debido a las demoras suscitadas, las autoridades aduaneras estimaban que el tránsito por el paso internacional Cristo Redentor recién se normalizaría en la madrugada de hoy.

El eje del reclamo era lograr mayor celeridad en los trámites que deben realizar para cruzar la frontera. Según reclamaron, el complejo aduanero Los Libertadores, de Chile, no estaba en condiciones de fiscalizar a los cerca de 1.000 camiones que por día pasan por el lugar. Además habían denunciado que allí la playa para camiones tiene capacidad para apenas 50 unidades y esto hace retrasar los sistemas de habilitación.

La protesta ayer tomó otros matices, pues sólo habilitaban el camino durante 20 minutos cada dos horas para que pasaran automovilistas particulares y micros.

Esta situación requirió una respuesta rápida de las autoridades consulares y apuró el diálogo entre ambos países. El gobierno trasandino envió parte de su personal de aduanas y el Servicio Agrícola Ganadero a Uspallata para instalarse y recibir allí la documentación de los transportes de carga. Los Andes on line, La Nación 27-08-09